vientos del oeste/vientos del este

Western Winds/Eastern Winds

15′ · 16mm · b&n · 2014

[film extract]

 

·

Abstract

[ENG]

Western Winds/Eastern Winds is an experimental documentary film work about the roads passing through a small andean border town and the ways that connect it with history, modernity and the territory, also with those passages less visible, marginals and forgotten, that evoke past migrations in the west and the east side of this imaginary border. 

[SPA]

Vientos del Oeste/Vientos del Este es una pieza de cine documental experimental sobre los caminos que pasan por un pequeño pueblo andino de frontera, vías que lo conectan con la historia, con la modernidad y con el territorio, también con aquellos pasajes menos visibles, marginales y olvidados que recuerdan migraciones pretéritas al este y oeste de esta imaginaria frontera. [SPA]

 

·

Statement

[SPA]

Ollagüe pasó de ser un puesto fronterizo más a ser un mundo en si mismo, el día que detuve mi viaje y me quedé por un tiempo en el pueblo, transformando aquel imprevisto en un momento de asombro. Ollagüe desde aquella vez, hace más de 15 años, permaneció en mi memoria, pero en esa memoria que atesora lugares, encapsulándolos para explicarlos luego desde la mitificación. Volví a pasar varias veces por allí, revestía cierto simbolismo pero no dejaba de ser un lugar de paso hasta que decidí volver para quedarme y hacer la toma de contacto necesaria para plantear este proyecto. Y me volví a sorprender, eso si mediante el derrocamiento de la mitificación.

Ollagüe es el modelo de un pueblo, un experimento sociocultural. Posee la legación de cada una de las instituciones públicas (además de los servicios) una al lado de otra, una parte considerable de los habitantes están vinculados a ellas, es decir, son funcionarios. Es un mundo a pequeña escala, cada sección tiene un rostro y desde el centro de la estación, se puede abarcar con la mirada la totalidad de la población. Ollagüe a primera vista parece un pueblo semi abandonado, pero rápidamente uno se da cuenta que yace en el ojo mismo de la tormenta globalizadora y eso en vez de amenazarlo, lo reformula, lo vitaliza y lo arroja a la búsqueda de una nueva identidad. Sus habitantes lo saben, y viven el aislamiento y lejanía de otra manera, diferente a lo que uno percibe desde la distancia, conectados a tevés satelitales y teléfonos celulares, los niños aprenden a crearse un Facebook en la biblioteca municipal, las ida y venidas a la ciudad son cada vez más frecuentes, los viajeros se comienzan a fijar en sus atractivos y se deciden a parar en su camino a Uyuni o Atacama (trayendo noticias del mundo), y empiezan a usar los servicios turísticos que van creciendo poco a poco, crece el comercio y los contactos con el otro lado, pero todo esto convive con un Ollagüe que también se mira hacia adentro: la cultura del pastoreo y la agricultura altiplánica, el sincretismo religioso, la lengua y cultura quechua, los vestigios incas, la geografía determinante, la frontera como una posibilidad más que como una coerción.

Y están sus caminos, vías de conexión en amplios sentidos, con la propia historia de la comunidad, con su propio destino (como el camino internacional que lo define como puesto fronterizo). Los caminos son accesos y salidas, entramado de rutas posibles de la información, del comercio, de la cultura, de la inmigración, de la identidad. Los caminos son para mi la manera en que arribo y me sumerjo dentro del flujo de los diferentes hilos que van tejiendo la realidad del pueblo que quiero retratar. Son los caminos mi propio atajo hacia corazón de esta particular realidad.

Provengo de un lugar más allá de la frontera: mi recalada , el equipo, la película, el rodaje, mis propuestas, preguntas e interpretaciones también son parte de este proceso de cambio que se percibe alrededor.

·

Distribution

HAMACA